Apr 29

La última cena

Hace poco, en el semanal de El País que tanto le gusta a mi madre comprar, me encontré un curioso artículo en el que le preguntan a 50 chefs famosos lo que comerían el último día. A decir verdad, es una pregunta de sumo interés. Lo que come una persona y lo que desea comer es su esencia expresada en la forma más básica. Luego entonces, he decidido emular el formato de las entradas de dicho artículo, usándome a mi como el entrevistado:

¿Qué comería el último día de su vida? Empezaría con unas tapas de jamón pata negra con un buen vino tinto Cadus de cosecha sesentera, acompañado de un cuarto de kilo de caviar de beluga a cucharadas y seis piezas de nigiri al azar (las cuales forzosamente contendrían calamar, hueva de erizo y almeja gigante). Luego, vendría un doble de crema de elote sencilla y sopa de tortilla con mucho queso y picante. Seguiría un coctel de camarones a la cerveza estilo Monterey Bay con ostiones gigantes, un tequilero de mole de espinazo con médula de cordero y un buen bife argentino. Terminaría lo fuerte con un plato pequeño de sashimi de pez luna. ¿Y de postre? Una versión en natilla del postre de merengue la vie en rose. ¿La bebida? Antes que nada, tomaría un buen martini seco con Tanqueray y Cinzano acompañado de aceitunas sicilianas. Para acompañar la comida tomaría una mezcla de horchata y calpis endulzado con midori. Como digestivo, elegiría un Strega y para seguir la fiesta tomaría un Ío adornado con frutas del bosque. ¿Donde sería? En cualquier lugar de Yellowstone ¿Compañía? Naturalmente mi musa, mis amigos, mi familia. ¿Sonaría la música? Para empezar, Miles Davis y Hendrix tocarían una versión jazz de los conciertos de Brandenburgo. Seguiría una combinación de Yoko Kanno, Paul Simon, Mike Oldfield y Mason Williams. Para culminar la fiesta, un Carmina Burana completo dirigido por André Previn.

Invito a los lectores a hacer una similar reflexión de su último día. Es una buena medida de lo que sabemos del arte de vivir.

1 comment

1 Comment so far

  1. io-chan April 29th, 2008 4:57 pm

    ¡¡¡¡!!!! ¿Habrá usted tomado en cuenta la capacidad de su estómago? En una persona no delgada sería aproximadamente de 2 litros me imagino. Y debería reservar espacio para un amigable vasito de leche caliente.

Leave a comment

You must be logged in to post a comment.