Dante's Last Ice Cream

November 11, 2010

Contemplad mis bien ponderados planes casamenteros e imperiales

Filed under: Ideas brillantes — AGS @ 6:36 am

Si pensaban que mis planes para convertirme en El Supremo Gran Timonel estaban marchitos… ¡PENSABAN MAL!

Adquirir control mundial es algo más complicado de lo que uno podría suponer. Es necesario tener planes paralelos, todos en movimiento. Uno de ellos involucra incorporarse a algún linaje nobiliario.

Este último plan iba a la perfección hace unos cuantos años. Una prima mía en España (sobrina de mi papá), Laura Ponte (que es una despampanante modelo de Ralph Lauren y Valentino), se casó en 2004 con Beltrán Gómez-Acebo, hijo de la Infanta Pilar (Duquesa de Badajoz), hermana del mismísimo Rey Juan Carlos I de España. “¡Bueno!” pensé. “¡Ya la hice! ¡Ahora soy oficialmente primo de la sobrina del rey!” Simplemente hacía falta ir al viejo continente, presentarse como el interesante e ingenioso pariente lejano, y dejarse gradualmente adoptar por la realeza en uno de tantos brunches dominicales que deben tener todos esos nobles mimados en sus country clubs exclusivos donde hasta los caballos tienen valet. Tenía ya toda una estrategia preparada cuando ¡oh desilusión! descubrí que la pareja había optado por separarse a pesar de tener dos hijos. No sé cómo esté la situación actualmente, pero tengo entendido que esa puerta está cerrada. A los españoles eso de las mujeres liberales y los sobrinos divorciados no les ha de hacer mucha gracia.

Irrelevante. Las grandes mentes no nos dejamos vencer por pequeños contratiempos. Después de meditarlo durante algún tiempo he formulado un plan infalible que me garantizará control exclusivo sobre el trono mexicano y ligas con las dinastías europeas continentales y asiáticas. A partir de ahí todas las piezas caerán sucesivamente en su lugar y sólo será cuestión de tiempo para que el mundo se arrodille ante mí (bla bla bla y todas esas cosas que siguen usualmente).

Así va el asunto.

Como usted sabrá, sagaz y notable lector o lectora, hay cuatro linajes nobiliarios mexicanos. Todos siguen existiendo y son legítimos. Lamentablemente, todos han renunciado a sus derechos políticos por ese inconveniente y autoritario documento llamado “constitución”. Pero bueno, esa es una trivialidad que se puede solucionar más tarde. Vamos a lo importante.

Tercer imperio mexicano. Nuestros dos emperadores fueron hombres idealistas y benevolentes que fueron brutal e injustamente asesinados por militares y políticos fanáticos y poco visionarios. Tanto el congreso federalista como el gobierno de Juárez pensaron que dando fin a la figura imperial, símbolo del antiguo régimen, aniquilarían los ideales monárquicos en las tierras de Anáhuac. ¡Cobardes! Iturbide regresó porque quería ayudar a su país y fue traicionado. ¡Culebras! Maximiliano se preocupó genuinamente por comprender y mejorar las condiciones de sus dominios; se rindió en el campo de batalla y aun así fue ejecutado. ¡Ilusos! Es evidente que tras años de autoritarismo corporativo y farsa pseudo-democrática la gente está cansada de grupitos políticos poco inspiradores, auténticas sanguijuelas (sí: tú). Pueblo mexicano: lo que se necesita es el regreso de un ícono, un haz de luz: un noble príncipe en el sentido más maquiavélico que contenga los excesos y guíe mesurada y enfocadamente el rumbo del país.

¿Hay algún candidato? Sí y no. El heredero oficial del trono es (no miento) Maximiliano Gustav Richard Albrecht Agustín von Götzen-Iturbide (nacido en marzo de 1944). La historia quizá no sea conocida. Cuando Iturbide fue fusilado, su título pasó a su hermana Nicolasa (que murió en Europa) y a sus dos hijos. El primero fue uno de los ayudantes de campo de Simón Bolívar y luego fue diplomático mexicano en Londres y Washington. El segundo, Ángel, se casó con una estadounidense y tuvo un hijo que se llamó Agustín de Iturbide y Green. Este personaje, como muchos arribistas, se aproximó a la corte de Maximiliano I durante el segundo imperio. En un sagaz acto político, Maximiliano unió las dos familias al adoptar a este “Agustín III” (y a otro nieto gracias al cual la línea se mantiene).

Lamentablemente, Maximiliano también fue fusilado y Agustín nieto perdió legitimidad (aunque no su título). Cuando Agustín III murió sin descendencia, ya en el siglo XX, el título de Emperador de México quedó en manos de mujeres: María Josefa de Iturbide y Mikos y sus dos hijas, María Gizella y María Ana Tunkl. Maximiliano Götzen es hijo de la primera (María Gizella) y de un noble europeo; nació en Rumania, vive en Australia, se dedica a comprar yates y beber vino y seguramente no tiene ni la más remota idea de lo que es México. Esto es de hecho muy conveniente. Deja todo preparado para que le gane el trono de México en una mano “amistosa” de poker. Será probablemente como quitarle un comic de colección a un niño berrinchudo ignorante que quiere dinero para un videojuego. ¿Cómo precisamente, se pregunta usted? Pues muy fácil, respondo yo. Maximiliano tiene un hijo (nacido en 1992) y una hija (nacida en 1998). La madre es una noble croata-veneciana llamada Maria Anna de Franceschi. Qué conveniente ¿no? Imagínense cuántas bellas doncellas disponibles hay por ahí además de la propia hija, cuyo muy apropiado nombre es “Emanuela Charlotte” (tiene ahorita doce años; y no: no se escandalicen, bola de puritanos, que los matrimonios nobiliarios siempre han sido así de dispares en edad; y en seis años qué más dará cuántos años tenga cada quién). Además, aprentemente hay una sobrina (hija de la hermana de Maximiliano) que nació en 1985 y se llama Gizella MacAulay, así que ella tiene nuestra edad y seguramente habla con un cuco acento australiano. En resumen: basta con ir a Melbourne o a Venecia, cortejar a una de estas chavas, acercarse al buen Max y dejar que las copas hablen.

Para “stalkear” a la familia vean

http://www.casaimperial.org/donmaximiliano.htm

Neo huey tlatoahni. ¿Que el pueblo mexicano rechazaría rotundamente otro emperador blanquito y europeo? ¿¿Que la raza cósmica y los seguidores de Zapata quieren tierra y libertad y un morenito azteca?? Bueno, pues yo les tengo una propuesta todavía más atractiva. ¿Qué tal un pariente o descendiente del mismísimo Moctezuma, emperador original del imperio mexica? “Lo mataron a pedradas”, responderá usted. En efecto. Y los dos sucesores se murieron uno de viruela y el otro en condiciones misteriosas. ¡Pero el título y algunos de sus descendientes lejanos persisten! El primero estuvo vivo durante siglos y fue reconocido por Isabel II como un título nobiliario español en 1865. En ese año, Antonio María Moctezuma-Marcilla de Teruel y Navarro se volvió oficialmente (no miento) el “décimo cuarto conde del Ducado de Moctezuma de Tultengo”. El actual Conde de Moctezuma es José Juan Marcilla de Teruel-Moctezuma y Jiménez (desde 1992). De este personaje no se puede saber mucho por internet. Aparentemente vive en España, pero estoy seguro que alguno de sus hijos o sobrinos podría ser fácilmente adoptado por un servidor y su esposa de la familia Götzen-Iturbide. Y vaya: las damas de esa familia tampoco deben estar mal, dado que aparentemente descienden también de la duquesa de Alba por otra rama.

Sin embargo, el linaje mexica probablemente sea todavía más auténtico del lado del villano de villanos: Cortés. Recordemos que el malvado conquistador, después de matar a todo indio que encontró y de contar sus miles de lingotes de oro, violó a la purísima Malinche y se aprovechó de las hijas y sobrinas de Moctezuma, a la cuales llevó como rehenes a Cáceres. ¡Oh, bellaco! Pero no, en serio, Cortés y sus capitanes se casaron y vivieron con mujeres de nobleza indiana, y sus descendientes también están con nosotros por ahí, regados y regando más gente en el mundo. Los hijos de Cortés tienen el privilegio, más aún, de heredar su título (único en verdad; original de 1547) de “marqués del valle de Oaxaca”. Aunque la Corona le quitó a dicho marqués sus derechos políticos, aquí tampoco se perdió la tradición nobiliaria. Y aquí también, como en casos anteriores, entraron en juego las casas europeas: la hija de una de las marquesas del siglo diecisiete se casó con un tal Héctor Pignatelli, de familia italiana. Aunque el título no fue reconocido por cierto tiempo, fue rehabilitado en 1916 por Alfonso XIII. Gracias a esto, hay hoy día un marqués del valle de Oaxaca oficial viviendo en Italia. Se llama Nicolo Pignatelli Aragón Cortés. Ha estado casado dos veces (la segunda vez con una angloparlante) y tiene cuatro hijos, cincuentones y cuarentones. Al menos uno debe tener una hija interesante por ahí…  En pocas palabras, hay tela de donde cortar y hasta estaría dispuesto a compartir la disputa por el trono mexicano con algunos otros, sólo por diversión. (Claro está que, al final del día, tendría que matar a dicho competidor. De preferencia con tácticas comprobadas de los Borgia.)

Para ”stalkear” a esta familia vean: 

http://www.pignatelli.org/cortes.htm

Detalles sin trascendencia. ¿Que no estoy considerando el sistema político y todos sus componentes? ¿Que no soy conocido ni lo seré? ¿Que carecería de legitimidad? Irrelevante. Irrelevante verdaderamente. Además de que tengo muchos otros planes en marcha, el punto aquí es conseguir el título y la posición de alta dignidad (la marca, pues). La legitimidad no se construye. Eso es una ilusión que nos han querido hacer creer para que votemos y le demos dinero a unos cuantos grilleros bandidos que nos dan atole con el dedo con unas cuantas míseras obras públicas. La legitimidad se inventa y se presenta como un producto bien acabado. El punto es llegar a la esfera pública, verse carismático y “entrar en escena con un bang”. Para hacer eso hoy en día habría que conseguir una princesa despampanante (check), actualizar los logos (escudos) nobiliarios (fácil) y hacer una inteligente pero no demasiado costosa campaña publicitaria por internet (nudge nudge amigos computólogos). A partir de entonces sólo faltaría esperar algún impasse político de esos idiotas que llegan cada cierto par de años para vender la idea de que “nosotros sí sabemos porque somos lindos y nobles”. (Y no me digan que al público mexicano, adicto a las telenovelas baratas, no le enternecen los cuentos de hadas.) ¡Gran truco! No te impones: creas las condiciones para que el público ruegue que te impongas. Entonces simplemente llegas a la cima y te aseguras de modificar todas las reglas del juego para que ya no te puedan tumbar nunca más. Grandes líderes como Hitler y Mussolini lo sabían. Cierto país asiático que ya es la segunda potencia económica mundial llegó a ese estatus porque una figura llamada Mao usó este esquema. Los líderes de Corea del Norte son una dinastía familiar que sigue estos parámetros. ¿Qué ha cambiado desde los tiempos de Ramses II? Fuera de que Ramses era, además de venerado y noble, un dios, no mucho.

¿Un dios? ¡Qué buena idea! ¡El Supremo Gran Timonel también tiene que ser un dios! Pero toda esta bola de europeos con sus monarquías liberales y constitucionales ya están completamente secularizados. Hmm. Y no me interesa mucho juntarme con norcoreanos, jeques o sultanes. Por lo tanto, he decidido que una vez que sea aclamado Emperador de México y empiece a codearme con la realeza occidental usaré mis conexiones japonesas para ser adoptado por el actual emperador Heisei, Akihito, en su lecho de muerte. No tendré que convencerlo; simplemente bastará con conseguir su sello real y ponerlo en una carta donde me declare su hijo espiritual. De ese modo, estaré en igualdad de condiciones que el heredero, Naruhito, el futuro emperador del Japón. Los dos seremos, por tanto, divinos descendientes de Amaterasu. Eventualmente, Naruhito (que es mucho mayor que yo) morirá antes (quizá con cierto “empujoncito”). Su única hija, Aiko, aunque bien amada, obviamente no ascenderá al trono en esa sociedad machista. Yo la adoptaré de buena fe (¡cuántos hijos adoptivos tendré!) Entonces me convertiré en el legítimo emperador japonés, seré divino, y podré poner a millones de gentes a arrear piedras del tamaño de un tractor para construir estatuas mías. En tu cara, Ramses.

 Ya. Ya me callé. Pero estén advertidos.

[Ahora alguien ayúdeme a traducir esto al inglés para explicarle a cierta gente tonta por aquí que sí se puede ser español, japonés y mexicano.]

2 Comments »

  1. Cerebro ya deja de leer el “Hola”, esperamos tu plan para mañana en la noche. ¡Narf!

    Comment by Trápaga — November 15, 2010 @ 12:02 am

  2. para que recojas información probablemente más imparcial y posibles nuevos caminos para tu plausible proyecto: http://www.royalark.net/Mexico/mexico.htm

    si te quieres entretener y tal vez sacar nuevas ideas brillantes, paséate por todo el sitio royalark (ej: http://www.royalark.net/Nicaragua/mosquito2.htm, o bien (y éste sí que es plato fuerte) http://www.royalark.net/India/salute.htm, o bien, para un detalle moderno, http://www.royalark.net/Hawaii/hawaii10.htm

    hay otro sitio parecido (la competencia) pero no tengo el dato a mano.

    Comment by Uinic — November 20, 2010 @ 12:26 am

RSS feed for comments on this post. TrackBack URL

Leave a comment

Powered by WordPress