Archive for September, 2011

So it is 15

September 15th, 2011 | Category: Uncategorized

Se escuchan las cuerdas chillar y respirar en el atrio desvelado
Se prende una luz y se tuercen unas manecillas
La m√°quina se enciende y comienza a zumbar
Rayos de luz y perfume dorado
Rodean a las líneas de un plateado compaz
Las cuerdas se unen, en perfecta armonía
Tocan las notas de Saltan, el Tsar
Un fuego en el centro enciende las caras
De aras colgando en los rostros y el vientre
La orquesta ya es una, ya viene el cantar

La m√°quina cruje, un ruido enfuriado
Unas chispas de luz, una en gran engranaje
Resuena en el prado; y los ni√Īos voltean
El enorme agujero, la boca del Todo
Parece el ojo de un gentil Camaleón
Llega el sonido de lugares lejanos
De tiempos adversos, de cuentos paganos
Los mundos se unen en el torrente de sol
Los toca la orquesta con pasión y calor
Primero recitan las incansables leyendas
Del mundo etéreo de las Nubes de Li
Es el lugar de los sabios, de los magos dorados
De nubes que cargan desde el Sult√°n, hasta el desafortunado
Le siguen los cuentos del Reino del Sol,
Los grises dominios de logros y halagos
Que son construidos sobre desamores y estragos
Cuyo soberano emprendió el injusto y necesario
Sacrificio de su amor por lo justo y lo precario
Su amor a√ļn lo llora, en el borde del Reino
Punza su mirada, le tiembla el labio y el ce√Īo

En estos momentos, la audiencia ya calla
La tristeza se siente, les cae muy pesada
Pero se escucha un trino, travieso e ingenuo
Es la chinchilla que est√° de regreso
Ha viajado por el mundo en busca de lindas cosas
Le importa poco su corona, le gustan m√°s las rosas
Algunos se ríen, otros no lo aprueban
Sobre todo los osos, que apenas se enteran
Y el mar de sonidos sigue pintando el dominio
No hay corazón hambriento, no hay deseo no cumplido

Pero no sólo la audiencia escucha esta vida
En el borde del techo está el halcón estóico y sin alegría
Tiene las plumas bronceadas, del sol que lo castiga
Todo él es afilado, pero más su mirada que sus garras
Piensa en su presa, aquél rojo gorrión
Que con sus √ļltimos brillos le propin√≥ un serm√≥n
Sobre el vuelo y la vida, el viento y la libertad
Y el gran sacrificio que algunos otorgan
A cambio de un instante de plena sinceridad
Las garras sangrientas del halcón pensativo
Lloran las l√°grimas del cazador que pudo entender

La orquesta se calla, las luces se apagan
Unas leves campanas comienzan a tocar
Es el movimiento de la marcha, el legendario final
Se prende un pent√°gono, luego viene una espiral
Han llegado los Dioses Gemelos, han traído el carnaval
Las estrellas los acompa√Īan, el sol y el viento
Las risas de los ni√Īos, el lagarto y el mar
Uno trae el Perejil y las hojas de Salvia
Otro el Romero y la corona de Tomillo
Por un momento se detienen, sus antifaces giran hacia un lugar de la audiencia
Son dos enamorados, que han asistido al concierto
Hoy es el d√≠a que cumplen cuatro a√Īos de velo, cuatro a√Īos de sapiencia
De lo que es el amor, y su intoxicante se√Īuelo
Los gemelos sonríen los rocían de arena
Le ponen a él un sombrero y a ella le dan una vela
Sus rostros se encojen, pero sus sonrisas no esconden su vuelo
¡Qué viva el amor, que vivan los enamorados! grita el Pentágono
La espiral le responde: Dios salve al amor, tal como en los textos sagrados

No comments